top of page

Mesa redonda FIP: Farmacia humanitaria durante la COVID-19. Gestión de desafíos en una nueva era.

Con fecha 23 de enero de 2021 ha sido celebrado un encuentro digital, promovido por la Federación Internacional de Farmacéuticos (FIP), que ha reunido a 4 ONGs farmacéuticas del movimiento “sin fronteras” (de Argentina, Canadá, Alemania y España) para ofrecer su particular visión de la gestión de la pandemia por parte de estas organizaciones.

Farmacéuticos sin Fronteras de España (FSFE) ha sido elegida por esta Federación Internacional para ofrecer el testimonio de nuestro país.




Coincidiendo con el inicio de la tercera ola de la COVID-19, en medio de una grave crisis en el proceso de vacunación y a punto de ver la luz el plan que el gobierno de la Nación presentará ante las instituciones europeas para tratar de sacar a España de su sexta posición en el Indice AROPE de riesgo de pobreza y exclusión social (cerca de 10 millones de personas), la Federación Internacional de Farmacéuticos (FIP) ha congregado a cuatro ONGs del mundo farmacéutico, de ambos lados del Atlántico (Argentina, Canadá, Alemania y España), bajo la moderación del Vicepresidente australiano de la entidad, Steve Shaddock, para ofrecer su testimonio sobre las actividades llevadas a cabo por ellas con ocasión de la pandemia, sobre sus perspectivas, resultados, inquietudes y proyectos.


Bajo el título “Farmacia humanitaria durante la COVID-19. Gestión de desafíos en una nueva era” (“Humanitarian Pharmacy during Covid-19. Management of challenges during a new era”), Farmacéuticos sin Fronteras de España (FSFE) ha llevado al mundo un sólido discurso con el que ha puesto de manifiesto el relevante papel del Tercer Sector, y en especial, el de las ONGs de corte sanitario, en momentos críticos como el actual, un papel esencial e insustituible que, en muchas ocasiones, no es suficientemente reconocido ni apoyado.


Tras repasar sus 30 años de historia y recorrer sus principales actividades y programas (Proyecto Boticarios, Cuarto Mundo, Banco de Medicamentos, +Saludable, etc.), la ya, por excelencia, “ONG del farmacéutico” en nuestro país, ha explicado cómo ha sido capaz de ofrecer una respuesta eficaz, eficiente y responsable a las necesidades de la población en riesgo de exclusión y afectada por la llamada pobreza farmacéutica o pobreza en salud, al tiempo que ha facilitado apoyo, formación, asesoramiento e información a los profesionales de la farmacia y del Tercer Sector de Acción Social.

Para ello ha impulsado acciones de refuerzo en su web, de aprovisionamiento y entrega de medicamentos y productos sanitarios, de reclutamiento de voluntariado, de formación e información, de acercamiento a los pacientes, de solidaridad, pero también de auténtica gestión.


Ha sabido demostrar que las ONGs son estructuras ágiles, preparadas para gestionar de manera eficiente los recursos que se les confían, necesarias para cubrir el rol de atención social que los gobiernos y sus sistemas socio-sanitarios no son, en gran medida, capaces de asumir. La pandemia ha evidenciado la cada vez más necesaria colaboración entre los sectores público, privado y social. El Tercer Sector es sin duda imprescindible. La COVID le ha “otorgado” un liderazgo” nunca antes conocido ni mucho menos reconocido.